Comunidade Caná

Comunidad Católica de Alianza integrada por familias en el seno de la Renovación Carismática


"¡Que la esperanza os tenga alegres!
Estad firmes en la tribulación. 
Sed asiduos en la oración." 
(Rom 12, 12-13)


CUARESMA en Comunidade Caná 
Oración común, revisión de vida, formación...
Familias en COMUNIÓN: padres e hijos sedientos de Su Misericordia.

La ALEGRÍA del PROYECTO de DIOS
“La creación, expectante, está aguardando la manifestación de los hijos de Dios”

     "Queridos hermanos y hermanas, la «Cuaresma» del Hijo de Dios fue un entrar en el desierto de la creación para hacer que volviese a ser aquel jardín de la comunión con Dios que era antes del pecado original (cf. Mc 1,12-13; Is 51,3). Que nuestra Cuaresma suponga recorrer ese mismo camino, para llevar también la esperanza de Cristo a la creación, que «será liberada de la esclavitud de la corrupción para entrar en la gloriosa libertad de los hijos de Dios» (Rm 8,21). 
      No dejemos transcurrir en vano este tiempo favorable. Pidamos a Dios que nos ayude a emprender un camino de verdadera conversión. Abandonemos el egoísmo, la mirada fija en nosotros mismos, y dirijámonos a la Pascua de Jesús; hagámonos prójimos de nuestros hermanos y hermanas que pasan dificultades, compartiendo con ellos nuestros bienes espirituales y materiales. Así, acogiendo en lo concreto de nuestra vida la victoria de Cristo sobre el pecado y la muerte, atraeremos su fuerza transformadora también sobre la creación."
Papa Francisco



     Estos materiales didácticos están destinados a que nuestros niños y niñas aprendan a valorar la vida humana. Pueden aplicarse en el marco de la Catequesis Parroquial, en la clase de Religión, en grupos de familias... o, simplemente, en casa.

    Es tiempo de felicitarnos por toda vida humana que viene a este mundo. Porque hay mucha Vida en cada vida, la Iglesia nos propone la Jornada por la Vida, Solemnidad de la Anunciación del Señor.

Darás a luz un hijo y le pondrás por nombre Jesús 
(Lc 1, 31)
.
Hemos editado un cuaderno de fichas, un cuaderno del catequista y un desplegable.
Se pueden adquirir por separado y a muy buen precio. 
Información y pedidos: 986.313.795 -  cana@comunidadecana.org  



      Los miembros de Comunidade Caná tenemos un ENCUENTRO mensual de fin de semana. Además, en el caso de las familias que vivimos cerca, buscamos otros momentos para orar juntos y compartir... Le llamamos CASA de ORACIÓN: un ENCUENTRO de dos o tres horas en casa de alguna de las familias de la Comunidad. 
       La próxima será, Dios mediante, en Vigo, en CASA de Jose y Paqui, el viernes 29 de marzo de 2019.


“Porque los dones y la llamada de Dios son irrevocables”  (Rom 11, 29)

           Me llamo Santiago y nací en el seno de una familia católica. Desde pequeño me educaron (con la mejor de la intenciones y fruto de la fe heredada) en una fe en la que había que ser bueno y rezar mucho para agradar a un Dios que premia a los buenos y castiga a los malos.
            A los catorce años ingresé en el Seminario porque desde pequeño sentía deseos de ser sacerdote. Allí esa forma de ver la fe y mi relación con Dios estaba orientada hacia una vida sacerdotal que buscaba sacerdotes santos (como tienen que ser). Rezábamos, estudiábamos, asistíamos a retiros mensuales, ejercicios espirituales, hacíamos deporte, teníamos ratos de ocio y diversión… Pero en el fondo yo estaba actuando movido por mis propios esfuerzos más que apoyándome en la Gracia de Dios; ésto hizo que poco a poco me fuera cansando y perdiendo aquella ilusión que tenía desde pequeño en ser sacerdote…
            Acabé yéndome del Seminario, mintiéndome con muchas excusas para justificar mi dejadez y abandono. Una de ellas fue que me iba al servicio militar para hacer un paréntesis y tomar fuerzas de cara a volver al Seminario. Allí estuve destinado como monaguillo en la iglesia castrense. Se me hizo dura la estancia allí, la soledad (a pesar de estar rodeado de compañeros) identifiqué aquello con la idea que eso sería lo que me esperaba en el futuro si me hacía sacerdote… Un día me puse delante del sagrario y, muy enfadado, le dije al Señor: ¡Pasa de mí! Y me fui muy enfadado y triste… Era un figurante en las eucaristías… asistía, ayudaba en las celebraciones, respondía –que no rezaba-, no comulgaba, la verdad es que me daba igual, sólo cumplía con mi destino militar de monaguillo… Estaba deseando que terminase mi cautiverio e irme a mi casa.
   Finalizada la mili empecé a llevar una vida en la que Dios no tenía sitio. Durante unos dieciséis años busqué llenar mi corazón con todo tipo de cosas que cualquier joven tenía a su alcance, excepto las drogas –gracias a Dios-, y no porque no hubiera ocasiones para ello. Dios era irrelevante, incluso me había vuelto en contra de Él. En el fondo, ese resentimiento hacia el Señor era la manera que tenía yo de desplazar mis frustración porque no tenía fuerzas para haber respondido a su llamada, me revelaba, no quería ser sacerdote así, me horrorizaba la soledad, en vez de pedir su gracia me dejaba llevar por la comodidad y la pereza.
  Alguna vez asistía a misa algún domingo, sentía necesidad de Dios, pero mi pecado y mis heridas me impedían acercarme más a Dios… “¿cómo me va a perdonar Dios con todo esto que llevo a mis espaldas? ¿cómo me voy a salvar si es para mi imposible ser fiel al Señor? No hay esperanza posible para mi, soy un caso perdido…” Todo ésto me desanimaba todavía más.

            Sentía que mi vida no encajaba en medio del mundo, había tenido un par de novietas pero no acaba de sentirme lleno, no tenía sentido, me faltaba algo. Empecé a buscar y esa búsqueda me llevó a reencontrarme con un sacerdote que me conocía y empezamos a quedar y hablar. En una de esas conversaciones recuerdo que le dije si a lo mejor no debería retomar el tema sacerdotal que era algo que me ilusionaba de pequeño y que aún estaba ahí, que a veces me lo planteaba. Su respuesta fue que lo primero que tenía que hacer era tener relación con el Señor, eso era lo más importante, que no corriera, que a lo mejor no era lo mío porque estando alejado de Dios era difícil poder pensar que Dios me llamase al sacerdocio…
   Empezamos a vernos con más frecuencia para charlar, me habló de la Renovación (ya conocía por un grupo de Coruña, cuyo nombre no recuerdo, al que había conocido por una convivencia que habíamos organizado en su parroquia y habíamos coincidido con ellos… si recuerdo que me habían parecido una “panda de chiflados” –fruto de la soberbia espiritual que yo padecía- en otra ocasión haciendo un vía crucis al Monte Xestoso, en Moaña, los del Grupo de Oración de San Martiño habían llegado antes que nosotros y cuando nosotros estábamos llegando a la cruz nos aplaudían y estaban cantando con guitarras y pensé para mi: ¿pero ésta gente tiene idea de lo que significa un vía crucis? ¿porqué narices nos aplauden?... Vamos que mi concepto de la Renovación no era muy positivo que digamos… Me creía superior y hasta me reía de sus miembros, ¡pobrecitos, están chiflados!
          Intentaba llevar una vida cristiana pero no acaba de arrancar, hablaba con este sacerdote él me escuchaba todas mis tribulaciones, me animaba a confesarme y acercarme a Dios, pero en el fondo yo no me dejaba ayudar del todo, quería pero no podía, había heridas internas que necesitaban ser curadas pero yo me resistía a ser ayudado, esas heridas eran más fuertes que yo y no me dejaban acercarme a Dios y pedir que me sanase y me perdonase. En el fondo el no aceptarme tal y como yo era, mi concepto de Dios exigente y justo hacían que me entristeciera y no acabara de dejarme sanar.
            Un día me invitó a que asistiese a una Asamblea de la Renovación, hasta el sábado no nos acercamos al parque de atracciones a coger las acreditaciones (a todo esto no habíamos reservado nada con lo que podría ser que no tuviéramos ninguna posibilidad de entrar, pero sí, sí había acreditaciones)… Entramos, la verdad es que estaba cortado ¿qué hacía yo allí en medio? Intentaba rezar, hacerme pasar por uno más… Menudo rollo que estaba soltando un fraile todo vestido de blanco, que decía que era del Real Madrid, a mi que soy culé, ya me empezaba a brotar la soberbia que llevo dentro, que si niveles de evangelización que no recuerdo cuáles eran… después eucaristía… recuerdo que me daba mucha vergüenza el hecho de que no podía comulgar porque no estaba en gracia de Dios, y para no pasar vergüenza en el momento de la comunión me fui a esconder en el cuarto de baño… Más enseñanzas, yo allí cansado, aburrido… Por la tarde lo de la Alabanza con cantos y bailes de aquí para allá me cabreó sobremanera, recuerdo una canción sobre un tren… y yo perplejo me decía: ¡pero si ya lo sabía, si estos tíos están chiflados!¡si es que soy tonto!... Creo que la cara de mala leche que le ponía al que esta mi lado (cuando estaban cantando lo de  Resucitó yendo y viniendo de derecha a izquierda) no se le pudo olvidar en la vida, esa cara en plan si te acercas a mi te la cargas… de hecho el pobre solo podía alabar al Señor hacia su izquierda, pues hacia su derecha me tenía a mi cabreado y con ganas de largarme de allí y de que no me tocaran las narices.
            Acabada la Alabanza vino la Adoración... Tras el numerito anterior, mi sentimiento era, bueno a ver si pasa y  nos vamos por donde hemos venido que ya he tenido bastante. Pero, al final, acabé la Adoración postrado ante Jesús, dándole gracias por ese día.

       Después de aquella experiencia, empecé a asistir a misa los domingos, un tanto a escondidas; me daba vergüenza en casa que supieran que iba a misa, procuraba quedar más con mi amigo sacerdote para charlar… pero todavía quedaban cosas en mi interior que sanar, cosas que me impedían acercarme del todo al Señor y sobre todo recibirle… , lo mío era como el Guadiana, que aparece y desaparece, mi trato con el señor estaba marcado por mi falta de esperanza y de fe. Pasó un tiempo y el Señor me dio la Gracia de la valentía para confesarme, reconocerme pecador y reconciliarme con él…
        Fue un momento de una gran alegría, a partir de ahí pude recibir al Señor con más frecuencia, y empezar a tratar de discernir mi futuro como sacerdote arropado por un grupo de sacerdotes, con una dirección espiritual frecuente, y por la oración de mucha gente querida que sabía que estaba en este proceso de discernimiento.
        En todo este tiempo estaba pidiéndole al Señor fuerzas para caminar, que yo no podía, le decía que me sanase de todo aquello que me apartaba de Él… tenía miedo a la soledad, en la oración fui descubriendo que no tenía que tener miedo… y me empecé a sentir lleno de paz.
          Con la oración y el acompañamiento espiritual fui teniendo más claro cada día estas palabras:  “No temas, el Señor es el dueño de tu soledad y tu vida, Él toma tu Soledad por ti”, en ese momento descubrí que aquello era así, no estaba solo, el Señor me hizo ver que él tomaba mi soledad por mi, ahora SÉ que está vivo y resucitado y que ha actuado en mi vida que es mi Señor y mi Salvador, y que con la ayuda de su Gracia todo lo puedo, que Dios tiene sus tiempos. Al final de este proceso he tomado la decisión de volver al Seminario, muy contento  y por ello  puedo decir: ¡¡¡GLORIA A DIOS!!!

       Del 29 al 31 de marzo, tres hermanos de Comunidade Caná estaremos, Dios mediante, en Alcorcón, invitados por el Grupo de Oración Teruah (RCCE), para compartir con ellos un RETIRO de profundización y discernimiento.

       Teruah tiene cinco años de vida y surgió a raíz de un Seminario de Vida en el Espíritu (SVE) que tuvo lugar en la Parroquia de la Inmaculada de Alcorcón. Este año toca, en la RCCE, renovar los responsables de grupos, diócesis, regiones y país. Por eso es importante prepararse. Es necesario clamar... y pedir al Señor su bendición, su sabiduría, su unción; sus profetas y servidores para este TIEMPO NUEVO en la Renovación Carismática.

       ¡Abrámonos a la acción del Espíritu Creador! Y es que "las cosas viejas pasaron; he aquí que todo es hecho nuevo" (1Cor 5, 17); "no recordéis las cosas anteriores ni consideréis las cosas del pasado" (Is 43, 18). Vayamos hacia dónde sopla el Espíritu: 
Mirar el horizonte 
Salir de nuestro miedo
Ser más familia
"Extender la tienda" (Is 54, 2)

      La Vida en el Espíritu no tiene tope. Es nueva e imprevisible. Siempre “más adelante”. De un Grupo de Oración que camina en esta Vida, surgen múltiples procesos a grupos de profundización, ministerios, comunidades, acciones y asociaciones caritativas, de servicio, de formación, de evangelización… Así se movía, en el Espíritu, la Iglesia primitiva. 
     "Hemos sido sepultados con Él por medio del bautismo para muerte, a fin de que como Cristo resucitó de entre los muertos para la gloria del Padre, así también nosotros andemos en novedad de vida" (Rom 6, 4).

He aquí que Yo hago algo nuevo... ¿no lo notáis? 
(Is 43, 19)



Wayne Back y equipo
El Reino de Dios edificándose
DISCÍPULOS · MISIONEROS · EMPRENDEDORES

“Emprendedores en misión”

     ¿Deseas ver avanzar más el Reino de Dios en las esferas de la sociedad como por ejemplo el mundo de los negocios, la familia, la educación, ocio y deporte, los medios de comunicación?
     ¿Has considerado abrir una empresa o un ministerio enfocado en alguna de estas áreas?

      El bisabuelo de Wayne, Ángel de San Miguel, quedó huérfano en las escalinatas de la iglesia de San Miguel, en Vitoria-Gasteiz,  el 29 de febrero de 1848. Emigró a Australia Occidental en 1869  con el Obispo Salvado para trabajar como albañil en el Monasterio de Nueva Norcia, una misión para los indígenas australianos.
     Un siglo después, Hilary y Wayne tuvieron un encuentro transformador con el Espíritu Santo, en Australia, allá por los 80. Y ahora, casi 40 años después, han sido llamados por el Señor para anunciar su Nombre en España:Nuestro plan para España es que sea como el Cielo en la Tierra. El Cielo es un lugar de plenitud de amor, comunidad, salud y abundancia en todas las cosas.”

“Haré señales en medio de ellos y enviaré supervivientes a las naciones, a Tarsis…” (Is 66, 18)
    "Porque quiero mostrar en España Mi gloria, donde las personas pueden encontrar Mi Corazón y el Poder de Mi Espíritu. El Enemigo ha erigido fortalezas de maldad para alejar a la gente de la verdad y la libertad en Mi Hijo.
     La oposición es real, pero yo soy más grande que la oposición. Mi Espíritu es más grande en ti que los demonios en el mundo. Te usaré poderosamente, España, entre las naciones en la medida que aceptes tu identidad y tu destino y elijas creer que puedes vencer al mundo con la Fe. Yo estoy con vosotros. Acerco mi victoria. Os hago agentes de transformación."

>>> Hilary y Wayne están en Moaña del 1 al 5 de abril de 2019


  • De 1 al 5 de abril, de 10:00 a 14:00, en Tirán (Comunidade Caná) > Curso para JCUM 
  • Martes 2 a las 19:30 en Santiago (Delegación de Ecumenismo - Praza Inmaculada) > Acto abierto:  https://www.facebook.com/events/604567576674744/
  • Miércoles 3 a las 18:00 en Tirán (Comunidade Caná) > Encuentro para Comunidade Caná
  • Viernes 5 en Vigo (Iglesia Evangélica) > Acto abierto


Si vosotros, matrimonios cristianos, os sentís llamados a vivir vuestra vida de fe con otras familias y no sabéis cómo hacerlo, aquí tenéis una manera de empezar.


ENCUENTROS ABIERTOS, cada MES, 
a cualquier familia que quiera participar 
Niños - Jóvenes - Mayores

13 de abril
11 de mayo
15 de junio
Casa Rectoral de S. Xoán de Tirán
¡No es bueno que  tu FAMILIA esté sola!

¿Quieres más información?
Eva y Nacho: egmolinos@gmail.com
FAMILIAS INVENCIBLES
http://familiasinvencibles-rcc.org




       Celebraremos nuestro Encuentro de Comunidad del 18 al 21 de abril. Comenzamos  el Jueves Santo con la comida y terminamos, también con la comida, el Domingo de Resurrección.

                    Nos acompañará el P. Abel Pino, misionero claretiano en Vigo 
Serviremos en la parroquia de La Virgen del Camino (Pontevedra)

    Una vez más, vivimos en comunidad la muerte y resurrección de Cristo. Una experiencia que muchos anhelan... y que te cambia la vida. Una nueva oportunidad de encontrarnos con Jesús el Señor, igual que le sucedió a Saulo y pasó a llamarse Pablo. Después de estrenar esta nueva vida, pudo decir: "Con su muerte venció el pecado, con su muerte venció la muerte. Feliz culpa la tuya, Adán, que nos mereció tal Redentor. Feliz tú, Abraham, que creíste. Ahora adoramos al Hijo que Dios nos prometió".

       ¡Oramos pidiéndole a Dios un deseo ardiente de vivir en Pascua!










  • Sábado 4 de mayo 2019, de 11:00 a 13:30 y de 16:00 a 19:30.
  • Domingo 5 de mayo 2019, de 10:30 a 13:00.
Parroquia de S. Martiño (Moaña)
Información inscripciones
canacomunidade@gmail.com

Paqui 986 166 401 (a partir de las 21:00)

    Cuando los novios empiezan a preparar su boda, la Iglesia ofrece una preparación inmediata, un encuentro para mostrar el proyecto de Dios para el hombre y la mujer, la belleza y la verdad de este amor para siempre. 
    Es un tiempo de formación que ayuda a dar sentido al paso que va a dar la pareja. No es suficiente preparar todo lo relativo a la fiesta en los aspectos externos. 
     Dios quiere encontrar un tiempo para hablar a los futuros esposos...



    Los días 11 y 12 de mayo de 2019 tendremos, Dios mediante, un nuevo ENCUENTRO de FAMILIAS INVENCIBLES. Esta vez... ¡en AlemaniaHace ya tiempo que, en Frankfurt, se están reuniendo regularmente un grupo de familias, animadas por la Familia Wagener Díez. Se nota el amor y la alegría fraterna. Como el pasado año, una familia de Comunidade Caná irá desde Galicia para participar en este Encuentro.



  

  Los días 22 y 23 de junio (2019) tenemos en Tirán nuestro último Encuentro de Comunidad del Curso Pastoral 18/19. Los Encuentros comunitarios son mensuales; normalmente, de fin de semana. En todos ellos hay oración, revisión de vida, formación, participación en la Eucaristía dominical y preparación de las acciones pastorales y de evangelización que lleva a cabo la Comunidad. Los niños y jóvenes se integran en las reuniones en momentos de oración, ayudando a los adultos en actividades domésticas u organizativas y realizando actividades formativas adecuadas a su edad.

   
La Comunidad acoge la singularidad de cada familia, creando unas relaciones fraternas, aprendiendo unos de otros en la oración y el compartir humano, espiritual y material, en la línea de las primeras comunidades cristianas (Hech 2). Cada familia de la Comunidad camina como Iglesia doméstica. Nuestro modelo es la Familia de Nazaret. Hacemos oración en familia al terminar el día: Rosario, Vísperas, lectura de la Biblia acorde con los tiempos litúrgicos...

    Cada familia se compromete a rezar por las otras familias de la Comunidad y a mantener una comunicación cercana, tanto los adultos como los jóvenes y los niños, a visitarnos unos a otros y compartir de cerca nuestras dificultades y alegrías, luces y sombras... Es motivo constante de nuestro compartir, en primer lugar, nuestra propia vida -para crecer espiritualmente y dar mayor gloria a Dios- y, en segundo lugar, nuestro servicio a la Iglesia.

    Todas las familias necesitamos un espacio de intimidad y un espacio de apertura a los otros. Es importante mantener estas distancias. Cada familia ha de ir haciendo su propio camino con el Señor: camino de amor y oración, acción y contemplación, vida familiar y vida de servicio a la Iglesia. Comunidade Caná es una comunidad de comunidades.

   Propiciamos la constante formación cristiana de todos los miembros de la Comunidad. Una formación bíblica, doctrinal y espiritual que va encaminada a servir a la Iglesia, fundamentalmente en el campo de la familia. Se cuida de modo especial el trato con los sacerdotes.

   Cuando así lo pide una familia, la Comunidad trata de potenciar, apoyar y ayudar la acción evangelizadora que está realizando en el lugar donde vive. La Comunidad va creando un estilo evangelizador propio que tiene como elementos principales la oración y el testimonio.


 

Residencia Mater Dei - Castellón
16 al 21 de agosto de 2019

El Encuentro de Verano es la principal cita anual de las Familias Invencibles, en donde conviven, se divierten, se forman y oran juntas las familias, en torno a Cristo Resucitado, junto con María, nuestra Madre y Maestra. 
En el Encuentro compartimos nuestras experiencias de vida familiar y vida de oración, todo ello en respuesta a la insistente llamada de S. Juan Pablo II en favor de la evangelización de las familias y desde las familias.

"Hoy quiero hospedarme en tu casa" (Lc 19, 5)
¡Jesús está vivo y es el Señor! 
Él quiere hacerse presente, de modo efectivo y afectivo, en la vida diaria y cotidiana de cada una de nuestras familias, estén como estén.

Nuestro ENCUENTRO de VERANO quiere ser:
--- Un retiro + unas vacaciones.
--- Un encuentro “distinto” con Dios y con los hermanos.
--- Una nueva relación entre padres e hijos con el Señor en medio.
--- Un semillero de vocaciones para la Iglesia del tercer milenio.

¡ Una gracia que no debes dejar pasar !





A Palabra... en familia
12 HORAS de LECTURA pública e continuada da BIBLIA,
un libro de plena actualidade e decisivo para a Humanidade





A BIBLIA lida en público
por esposo e esposa, 
pais e fillos, irmáns, 
avos e netos, mulleres e homes
de diferentes eidos sociais: 
empresa, arte, espectáculo, política, 
confesións relixiosas, universidade,
deporte, youtubers, 
iconos mediáticos…




-> Sábado, 28 de setembro de 2019, de 10:00 22:00 na Librería Egeria-Praza da Inmaculada <-



El Papa Francisco nos marca el camino para
la COMUNIÓN a toda la FAMILIA carismática de España

     Este único servicio para la corriente de gracia que es la Renovación Carismática Católica, deseado en varias ocasiones por el Papa Francisco, lleva el nombre de CHARIS y se propone desarrollar su trabajo en beneficio de todas las expresiones de la Renovación Carismática Católica, al servicio de todas ellas.

   Cada realidad carismática seguirá siendo lo que es, en pleno respeto a su propia identidad, y permanecerá bajo la jurisdicción de la autoridad eclesiástica de quien depende. Cada realidad carismática podrá usar libremente, para el cumplimiento de su misión, de todos los servicios que CHARIS prestará, objetivo fundamental que el nuevo organismo se propone.

     El Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida ha nombrado al Moderador, a los dieciocho miembros y al Asistente Eclesiástico del Servicio Internacional de Comunión por un primer mandato de tres años. Las personas mencionadas asumirán sus funciones en la solemnidad de Pentecostés 2019, día en el cual los estatutos de CHARIS entrarán en vigor. El 19 de enero de 2019 ha tenido lugar el primer Encuentro de todas las expresiones y realidades carismáticas existentes en España.


A la espera de otras realidades carismáticas que quieran sumarse, ESTAMOS ya en CHARIS:
2 Asociaciones de Grupos de Oración: RCCE y RCCeE.
1 Fraternidad: Familias Invencibles.
1 Escuela de Evangelización: S. Andrés.
4 Comunidades: Israel, Fe y vida, SCV y Caná.


    Hemos designado un comité provisional para seguir adelante con el proceso: Óscar(RCCE), Lázaro (RCCeE), José Antonio (Familias Invencibles), Queca (Siervos de Cristo vivo) y Mari Carmen (Escuela de Evangelización S. Andrés).



¡Demos gracias a Dios!



            
Grupo de Oración < > Comunidad de Alianza

“El que hace la diversidades el mismo que después hace la unidad
el Espíritu Santo 
(Papa Francisco)
     
        La Renovación Carismática es una corriente de gracia suscitada por el Espíritu Santo tras el Vaticano II en las diferentes confesiones cristianas. Desde su comienzo en nuestra Iglesia Católica en 1967, en la Universidad de Duquesne y, poco después, en la Universidad de Notre Dame (Indiana), la acción del Espíritu Santo suscitó Grupos de Oración y Comunidades de Alianza. La primera comunidad de este tipo fue la “Comunidad de la Palabra de Dios” en Ann Arbor (Michigan). Surgió poco después la Comunidad “Espada del Espíritu”. Hoy en día existen muchas Comunidades de Alianza en todo el mundo, algunas muy grandes y conocidas, como la “Comunidad de las Bienaventuranzas” y la “Comunidad del Emmanuel” de origen francés.
       Grupo de Oración y Comunidad surgen del mismo punto: la necesidad de tener unos hermanos cercanos para caminar en la Fe. Cuando los Grupos de Oración crecen en compromiso, implicación fraterna, profundización hacia un verdadero proceso continuado de discipulado-misión… dan lugar a nuevas realidades, como las Comunidades de Alianza.  
       El propósito de las Comunidades de Alianza es establecer ámbitos donde se moldeen las vidas de las personas en un ambiente de fe (estilo de vida) y asegurar que se lleve a cabo eficazmente la evangelización y la construcción del Reino (apostolado).
     Lo que distingue a las Comunidades de Alianza de los Grupos de Oración es la estabilidad del compromiso de sus miembros, quienes realizan una “alianza” con Dios y con los hermanos de la comunidad. La formulación y la duración de la alianza son diferentes en cada Comunidad. Esta alianza se inspira en las diferentes alianzas que encontramos en la Biblia: las alianzas con Dios (Gén 15, 1-18; Éx 18, 3-6) o las alianzas entre personas (1Sam 18, 1-4; 2Sam 3, 12-39; 2Sam 5, 1-3) o en la alianza matrimonial (Mal 2, 14-16; Mt 19, 4-10; Ef 5, 28-32).

        Un hermano de Comunidad, Miguel, que es también miembro de un Grupo de Oración (y posee, por tanto, las dos perspectivas) lo explica así:
      “Un Grupo de Oración, es un lugar de encuentro de distintos hermanos que han vivido un proceso de conversión en su vida, o llegan a través de otros hermanos, o simplemente recalan en un Grupo de Oración por pura Gracia de Dios. En un Grupo se crece a través de la acción del Espíritu Santo, que va poniendo, a través de la acogida de los hermanos y la oración, un conocimiento de Cristo Resucitado y de la Palabra viva de Dios. Esto lleva al hermano a entrar en la alabanza, alegría, adoración y acción de gracias al Señor. Todo hermano que llega a un Grupo de Oración, recibe el Bautismo en el Espíritu Santo, previa preparación de siete semanas que le lleva al conocimiento del Kerigma: “Cristo, muerto y Resucitado” verdadero Amor derramado y vivo en nosotros. El hermano del Grupo de Oración, entra en la oración de alabanza, que renueva y expresa lo que vive en su corazón: Cristo vivo.  Esta es la transformación de la persona desde lo profundo del corazón hacia el exterior, el mundo. El hermano, se transforma -por la acción del Espíritu Santo- en un apóstol vivo, que deja actuar al Espíritu Santo en él, para que derrame sus dones y carismas y que proclame a través de su testimonio que Jesucristo vive y es el Señor.
         El hermano que llega a una Comunidad de Alianza, lo hace normalmente porque ha experimentado una llamada interior en su corazón,  por parte del Señor, para un mayor compromiso. Esta llamada, en la Renovación Carismática, se produce en hermanos que han ido creciendo en el Espíritu, a través de los años, en los grupos de oración y en fidelidad al Señor en los mismos. La entrada en una Comunidad, conlleva una respuesta  y compromiso con otros hermanos para evangelizar con el carisma propio de la Comunidad. La Comunidad de Alianza, es un comprometerse con otros hermanos a través de una Alianza (Alianza que en un grupo de oración no existe) que se renueva cada cierto tiempo. Es un compromiso de oración personal y también en comunidad, es compromiso de evangelización, de revisión de vida, de fraternidad, de formación, de comunión y de un mayor crecimiento en la Fe. Es estar  comprometidos con otros hermanos  y dispuestos para la acción del Espíritu Santo.”

      Las Comunidades Carismáticas de Alianza son diferentes entre sí. Hay gran variedad de orientaciones culturales y teológicas. Las dos constantes comunes son: la promoción del estilo de vida cristiano y el compromiso apostólico. El estilo de vida abarca la oración personal y comunitaria, el compartir de vida y de bienes, la corrección fraterna, el acompañamiento espiritual… El apostolado depende de la inspiración del Espíritu para cada comunidad: unas estarán enfocadas en la evangelización en uno u otro ámbito, otras en la oración y e la vida espiritual y otras en la acción social.
     “La originalidad de las nuevas comunidades consiste frecuentemente en el hecho de que se trata de grupos compuestos de hombres y mujeres, clérigos y laicos, de casados y célibes, que siguen un estilo particular de vida (…) Estas nuevas asociaciones de vida evangélica no son alternativas a las precedentes instituciones (…); son también un don del Espíritu para que la Iglesia siga a su Señor en una perenne dinámica de generosidad, atenta a las llamadas de Dios que se manifiestan a través de los signos de los tiempos” (San Juan Pablo II, Vita Consecrata Nº 62).

         La Renovación Carismática vive un momento crucial. La acción lúcida y decidida del Papa Francisco ha dado lugar al CHARIS: comienza un tiempo nuevo por todo el mundo y, en particular, en España. El Espíritu Creador se mueve y es capaz de vencer la parálisis, los miedos, los rechazos y exclusiones, la rigidez... Va abriendo rendijas por las que se cuela la gracia: promover el bautismo en el Espíritu, el ejercicio de los carismas y la dimensión ecuménica de la Renovación Carismática sirviendo a la unidad de los cristianos, fomentar la comunión de corazón y de acción entre diferentes realidades dentro de la Renovación.       

      Grupo de Oración y Comunidad surgen del mismo punto de partida: la necesidad de un grupo de hermanos  cercano para caminar en la Fe. Lo que marca después la diferencia es, fundamentalmente, el grado de compromiso, de compartir espiritual y material, de comunión de santos y pecadores, de verdadero proceso continuado de discípulos-misioneros.
     Familias Invencibles es una fraternidad abierta a todos los niveles de implicación o compromiso: vienes cuando quieres, a lo que te parece y le va bien a tu familia…Es un fruto, un ministerio de Comunidade Caná, que es una Comunidad de Alianza y, por tanto, supone una llamada a un proceso concreto de compromiso y entrega de la vida.
       La clave está en la llamada de Dios (aquí y ahora) y nuestra respuesta -como familia- a ella. Una buena parte de las familias que participan en FF. II. están llamadas a vivir en Comunidades de Alianza -como Comunidade Caná- o en otras realidades y expresiones de la desbordante corriente de gracia que es la Renovación. Muchos de estos hermanos ya han sentido incluso la llamada… pero la respuesta tiene una parte de salto al vacío, sin garantía alguna de éxito; de confianza a pesar de los miedos. ¡Es la gracia… y la fe!