Comunidade Caná

Comunidad Católica de Alianza integrada por familias en el seno de la Renovación Carismática

Familias de Caná

Familia Rey Centeno

En el año1983 nos conocimos en Gijón, donde yo estudiaba y vivía con mi familia y donde Anxo había venido a trabajar.

El 7 de enero del 84 nos casamos con un gran deseo de vivir un amor para siempre. Lo preparamos todo acompañados por una comunidad de hermanos que habíamos conocido cerca de Lugo, en la que estaba al frente un sacerdote y en la que buscaban un proyecto de vida en común, en el medio rural y de manera autosuficiente.

Vivimos en diferentes casas escuelas y Anxo se fue formando en su pasión principal que era la música, hasta poder montar un taller como artesano de gaitas. En el año 90 y 92 nacen Alba y Dani, nuestros hijos, que son la mayor alegría de nuestra familia. Estuvimos también durante estos años muy acompañados de nuestros amigos y vecinos, siempre con un gran deseo y búsqueda de compartir nuestra vida con los más cercanos.

Vivimos nuestras crisis, contando siempre con este gran apoyo; fueron, sobre todo, dificultades de comunicación entre nosotros. En una de las crisis más profundas que vivimos, unos amigos muy cercanos nos invitan a conocer la Renovación Carismática Católica y, en el año 95, vivimos una conversión muy profunda toda la familia. En ese momento pusimos a Dios en el centro de nuestra casa y todo se fue ordenando. Descubrimos una Iglesia cercana y una fraternidad muy sincera en los Grupos de Oración. Nuestra familia vivió una sanación y una bendición muy grande en esos años. 

En el año 99, a Anxo le diagnostican un cáncer de colon cuando tenía 39 años.  Durante los tres años de la enfermedad, pudimos vivir, por la Gracia poderosa del sacramento, una gran renovación de nuestro matrimonio. Fueron años muy duros pero muy felices para toda la familia, donde aprendimos a alabar, a confiar en Dios y a ESPERAR en sus promesas de Amor para nosotros. Nos sostenía, sobre todo, la oración familiar y los Encuentros de Familias Invencibles que comenzaron precisamente en el 2001. 

Nuestros hijos tenían 9 y 11 años en el momento que fallece su padre en abril del año 2002. Comienza entonces una nueva etapa de la familia, en la que sentimos una protección y bendiciones muy especiales del cielo. Hemos comprobado cómo la Promesa del Señor de darnos una familia más grande se cumple, con el regalo que supone para nosotros pertenecer a Comunidade Caná

En la actualidad, Alba está trabajando de profe de educación infantil y Dani terminó sus estudios de Trabajo Social y ha empezado a trabajar de socorrista. Cada día doy gracias a Dios porque descubro que hay vida y riqueza en nuestra familia y que Dios siempre permanece fiel a su Palabra.





Familia Castaño Tamayo
Nos conocimos hacia el año 1988 en los grupos de oración de la Renovación Carismática Católica en Madrid y después de la amistad, nos enamoramos y llegó el noviazgo. Los dos teníamos muy clara nuestra vocación al matrimonio y a formar una familia. Nos casamos en septiembre de 1990.

Muy pronto llegaron los hijos y fuimos bendecidos con Laura y David.

Pero, a la par, la vida también nos deparó situaciones no previstas y no deseadas, y vivimos una ruina empresarial que nos sumió en el sufrimiento y nos llevó a aislarnos para ocultar una situación de deudas y precariedades en la que no fuimos capaces de ver las bendiciones de Dios. No abandonamos nuestra Fe ni nuestra Iglesia, pero nuestros corazones estaban doloridos y angustiados.

En 2001 fuimos invitados a un Encuentro de Familias que el Ministerio de la Renovación Carismática de Galicia organizaba, y fue durante esa semana donde Dios respondió a una antigua petición, aquella que le imploramos en el salmo de nuestra boda:
Señor, dame a conocer tus caminos;
¡enséñame a seguir tus sendas!
En esos momentos de nuestra vida, nuestra petición se centraba, más bien, en poder resolver los problemas económicos... pero Dios respondió mostrándonos sus sendas, sendas de bendición.

Aquel verano redescubrimos la gracia de nuestro matrimonio, la vocación de vivir nuestra vida familiar contracorriente y, una gran luz comenzó a brillar en nuestra familia. Descubrimos la oración familiar y la oración, juntos como matrimonio. Nuestra fortaleza surgió al salir de nuestro aislamiento y compartir y convivir con otras familias.

Seguimos asistiendo a los Encuentros de Familias. Una vez al mes nos reuníamos con otras familias de Madrid que también habían asistido a aquel Encuentro de Verano en Galicia. Dos años más tarde la llama de una nueva llamada, la llamada a vivir en comunidad, brilló en nosotros. Aquel Ministerio de Familias de la Renovación Carismática de Galicia lo formaban dos matrimonios que pertenecían a Comunidade Caná. Nosotros habíamos mantenido, desde que les conocimos, una relación muy cercana, nos ayudaron en discernimientos importantes, nos abrieron sus puertas de par en par y encendieron la llama a vivir en Comunidad, una Comunidad de Alianza, una Comunidad de Familias.

En la actualidad, nuestra hija mayor se ha casado con Natanael y ya son padres de Daniel y Marcos, gemelos; y David, el pequeño, es fisioterapeuta. Llevamos 15 años viviendo nuestra Fe siendo Caná y nuestros corazones ya no están doloridos ni angustiados, y nuestra alabanza y acción de gracias a Dios se hace cada día más grande.

 
Familia Louzán García
Somos Paqui y Jose. Nos conocimos en la playa de O´Portiño, en Vigo, en 1976, un mes de julio... y nos enamoramos.

En aquel momento Dios no estaba en nuestras vidas. Por medio de las circunstancias de la vida y los caminos de Dios, lo conocimos a Él el 3 de Mayo de 1981 y nuestra vida cambió, al punto que teniendo prevista nuestra boda, decidimos esperar un tiempo para asentar los pilares que han ido sustentado nuestra esponsalidad.

Este año 2018 cumplimos 35 años de matrimonio. Tenemos dos hijos, Paula y Javier.

Como cualquiera de vosotros, hemos vivido enfermedad, paro, sufrimientos familiares, cambios de casa, cuidar a los padres ancianos, es decir, lo que nos ocurre en la vida a todos.

Tenemos la certeza que todo lo vivido es para un bien mayor, y esto nos saca de la queja y nos lleva a vivir en alabanza y acción de gracias.

Vemos los frutos que se dan en nuestra vida familiar, cuando nos ponemos ante Jesús Resucitado que viene a sanar, curar y restaurar nuestro Sí. Dar nuevo impulso a vivir plenamente la vida esponsal y familiar, y ayudarnos a ser aquello que estamos llamados a ser.

En el año 1985 recibimos por parte de nuestro director espiritual P. Jesús Sánchez, S.J. una llamada a la vida comunitaria, la acogimos y nos dispusimos a comenzar este camino que hoy continúa en Comunidade Caná, que es nuestra fortaleza.

Colaboramos en distintas actividades pastorales de la diócesis, prematrimoniales, casa de oración, Familias Invencibles, acompañamiento de familias…



Familia Pérez Sánchez
Nos conocimos en una Asamblea Nacional de la Renovación Carismática en 1985. A los dos años nos casamos. Tenemos dos hijos: Laura y Javier. Vivimos en Majadahonda – Madrid.

A los nueve años de estar casados nos alejamos de Dios, pero Él que es fiel nos estaba esperando. Fue a través de la fraternidad de Familias Invencibles que nos rescató. En 2005 entramos en Comunidade Caná, un gran regalo para nosotros.

En todos estos años hemos vivido situaciones difíciles: paro laboral, enfermedad, con la certeza de que el Señor nos ha sostenido cada día, con la alegría de ser sus hijos amados, predilectos. Especialmente en los momentos más complicados de nuestra vida hemos experimentado la Providencia de Dios, cómo nos ha dado el pan de cada día, no solo el pan material, que nunca nos faltó, sino otro alimento más difícil de tener en determinadas circunstancias de la vida: paz, esperanza, confianza, alegría… Es gracia de Dios poder constatar cómo Él da cada día justo aquello que necesitas.

Actualmente trabajamos activamente en la pastoral familiar, tenemos tanto que agradecer, que no podemos dejar de llevar la buena noticia a nuestros hermanos.

Colaboramos en la organización de encuentros nacionales de Familias, servimos en el grupo de familias de Madrid (FIAT). Estamos comprometidos en la diócesis con cursillos prematrimoniales, catequesis a padres, y somos los coordinadores de la Mesa de Familias de nuestro arciprestazgo en la Vicaría VII de Madrid. Además colaboramos en el centro de orientación de familias (COF) “Reina de las Familias” en Las Rozas de Madrid.

Familia Wagener Galván
Nuestra historia comenzó en un coro de Madrid. Aunque dimos muchas vueltas, no empezamos a salir hasta julio de 2000 y ya no nos hemos separado nunca. Nos casamos en junio de 2003 y tenemos 3 hijos: Javi, Carlos y Elena.

Mantuvimos nuestra vida en la Iglesia siempre pero sin profundizar mucho por pereza o comodidad, no sé. Pero un día sentimos que estábamos escasos, lo sentimos sin más. No llegaba con ir solo a misa y nos planteamos buscar. Por aquel entonces nuestra cuñada Pilar no paraba de ofrecernos la posibilidad de conocer una Fraternidad de Familias que se hacían llamar Invencibles y al final fuimos a probar. Salimos de allí esperando oír la reacción de nuestros hijos: ellos salieron encantados y deseando volver. Así que volvimos y volvimos y volvimos... y no pudimos dejar de ir a reunirnos con ellos.

Dios decidió trasladarnos a Vigo y allí no había grupo de Familias Invencibles. Buscamos... y localizamos a los inspiradores de esta Fraternidad en España, que resultaban ser de Pontevedra y se llamaban Comunidade Caná. ¡¡Cómo se las gasta Dios!! Con su guía comenzamos el grupo de Galicia Sur de Familias Invencibles y hoy somos "novicios" en esta hermosa Comunidad.

En la Comunidad estamos formándonos... Colaboramos en las Catequesis Prematrimoniales, así como en el Ministerio de Música y en el de Niños.


Familia Sigler Alcántara
Nos conocimos de una forma un tanto peculiar… María Fernanda, nacida en Mérida, comienza a trabajar en Cádiz; y yo, nacido en Chiclana, la conozco en Mérida.

Después de casarnos, nos fuimos a vivir al Puerto de Santa María. Allí nació nuestra hija y comenzó a fraguarse nuestra relación con Dios. Ya dábamos catequesis cuando conocimos la Renovación Carismática y comenzamos a ir a un Grupo de Oración. Nuestra vida iba bien hasta que yo, María Fernanda, entré en una depresión importante.

Con motivo de la depresión de María Fernanda, y también por mi trabajo, nos trasladamos a Chiclana. Aquí se fortaleció nuestra relación con la Renovación Carismática, y seguimos asistiendo a un Grupo de Oración.

Estuvimos viviendo de esta experiencia por unos buenos pocos de años… En el año 2002, José Antonio me propone ir a un Encuentro de Familias en Galicia. Y yo le respondo que para qué ir tan lejos.

La verdad es que para mí, José Antonio, fue una búsqueda inconsciente: sentía que debíamos ir a ese Encuentro. Así que nos  plantamos toda la familia en Allariz y conocimos personalmente a otras familias y a Comunidade Caná. Ya teníamos referencia de ella.

Ese verano fue como un nuevo inicio para nuestra vida de fe. Después no faltamos a ningún Encuentro, hasta que nos dimos cuenta de que formábamos parte, los tres, de Familias Invencibles desde su gestación.

Simultáneamente, también tuvimos experiencias con otros grupos eclesiales. Y en 2014 pedimos entrar en la Comunidad. El Señor nos planteaba nuevos horizontes y nosotros aceptamos el reto. Damos gracias a Dios porque nunca ha dejado de mimarnos y de cuidarnos. Nosotros tenemos la mirada muy corta, pero el Señor nos ve en el futuro.

La Comunidad nos está ayudando a crecer en nuestra vida matrimonial y familiar. En ella queremos seguir, porque hemos descubierto la visión de Dios para nuestra familia: ser, a pesar de nuestra pobreza, testigos del Amor en medio del mundo. Lo que veníamos buscando desde hacía muchos años… se ha cumplido en Comunidade Caná.

Actualmente seguimos colaborando con Familias Invencibles, con nuestra parroquia y con la Diócesis. Asimismo, mantenemos contacto con otros grupos y proyectos eclesiales. Por todo ello no podemos  dejar de darle gracias al Señor.

¡Dios nos bendice!
Jesús, nuestro Señor, ¡sólo Tú nuestro Rey!


Familia Rodríguez González 
Nos conocimos en O Portiño -un suburbio de A Coruña- en marzo de 1975. Entre Montealto y Labañou, en las playas del Orzán y Riazor, nos enamoramos. Hicimos juntos Magisterio y nos casamos en 1978, al terminar la carrera.

Hemos recibido, desde novios, una llamada a la vida comunitaria. Vivimos en comunidad con un capuchino, un franciscano y un salesiano hasta 1980. Después, en diversas aldeas y pueblos de Galicia, como maestros de Educación Primaria en la Escuela Pública. Javier es, también, poeta y compositor. Desde 1989, nuestra casa está en Moaña. 

Tenemos tres hijos, que participan activamente con nosotros en la vida eclesial: Martiño (casado con Inmaculada), Lucía (casada con Danilo) y Olalla; y un nieto, Lucas.

Promovemos Encuentros de Familias por toda España: "Familias Invencibles" -decimos-. Hemos editado diversos materiales, juegos y dinámicas para catequesis, novios, educación en familia, evangelización en la calle, etc. Colaboramos en la Pastoral Diocesana en Cursos de Música, Liturgia, Preparación al Matrimonio, Educación afectiva y sexual...